A lo largo de la carrera de gastronomía, se nos presentan variadas oportunidades, ya sea participar en algún evento, asistir a clases magistrales con chefs invitados o posibilidades de trabajar. Qué alegría es saber que se nos presenta el suceso de comenzar un nuevo trabajo, y más aun si es en el extranjero.

El que tengas la posibilidad de poder desempeñarte en otro país abre un gran camino hacia tu experiencia. La ansiedad nos lleva a preguntarnos varias inquietudes y solo deseamos estar allá. Pero hay ocasiones en las que tenemos barreras que nos impiden tomar una decisión, ya sean personales, sentimentales o económicas. Como todo acontecimiento en nuestras vidas, solo dependen de ti, es por esa razón que te presentamos esta guía a modo de ayuda en la toma de tu decisión, y en caso de ser positiva, pues consejos que te darán una visión más clara de tu potencial futuro.

 

¿Qué está pasando afuera?

Este mundo ha evolucionado rápidamente, en materias gastronómicas hay países que llevan la delantera en temas culinarios. Han desarrollado un turismo fuerte, la comida pasa a ser patrimonio nacional, la carrera poco a poco empieza a tomar el respeto que se merece, ya casi como una ingeniería. La globalización nos permite tener mejor acceso a información, recetas e ingredientes, como así a averiguar nuevos estilos de cocina. Pero si hay algo que me ha enseñado la vida es que no hay como comer en los mismos  países, disfrutar sus restaurants, la comida en la calle, aprender de los mismos cocineros que llevan años trabajando. Ya ni nos damos cuenta y estamos sometidos a un poderoso intercambio cultural.

Salen nuevas tecnologías, nuevos estilos, nuevos chefs que marcan sus pautas, la vanguardia añade valor agregado a la cocina… y nosotros estamos sentados escuchando como pasa toda esa valiosa información…¿queremos estar allá o no?

Ya como saben, nuestro curriculum es vital para demostrar de lo que somos capaces, si hay algo en lo que me he dado cuenta es que las empresas (y los mismo chefs) privilegian los trabajos en el extranjero.

Este cocinero tiene otra experiencia, estuvo en tal país… se destaca por sobre el resto.

Y sin darnos cuenta formamos parte del selecto grupo de cocineros en nuestro país que posee un “plus” “un valor agregado” “un algo que nos diferencia del resto”

Ahora yo te pregunto: ¿tienes ganas de viajar a trabajar? ¿Quieres destacarte por sobre el resto? ¿Tienes lo necesario para esta nueva oportunidad?

Si hay algo que he aprendido es que todos pueden viajar, pero solo algunos se destacan y obtienen lo que esperan.

 

Perfil del cocinero buscado

Eres un cocinero mas entre varios, si posees las siguientes virtudes es que ya tienes un buen camino recorrido:

1-      Autodidacta

Son las personas capaces de aprender por si mismos. En el caso de gastronomía es vital que nos enseñen maestros y chefs instructores. Pero si eres de aquellos que van un paso más allá, entonces buscas saber más. Un buen cocinero autodidacta son quienes leen libros, experimentan recetas en su casa, buscan nuevas experiencias culinarias, investigan más a fondo. Todo lo necesario para construir mente y práctica mas solidas que lo común.

2-      Personas con metas claras

Si eres de aquellos que se proponen las cosas y luchan por conseguirlo, ¡pues excelente! No hay como tener bien claro lo que uno quiere de esta vida, y si tus metas en el ámbito culinario son ambiciosas pero no imposibles, significa que eres una persona con una nítida visión. Ya que es uno mismo quien se construye el futuro.

 

Beneficios

Que puedes conseguir después o durante tus viajes de trabajo… tal vez muchos deducen lo que pueden obtener. Fuera de lo material, conseguirás:

–          Experiencia

Esta demás de decir, pero es a lo que vas. A ganar experiencia, a aprender más de lo que sabes. A sentirte seguro y orgulloso de tus conocimientos, a darte cuenta que cada día aprendes algo nuevo. No somos nada sin experiencia, ni menos podemos mostrar de lo que somos capaces sin tener solidas bases adquiridas.

–          Autoconfianza

Comienzas a darte cuenta de tus habilidades, después de conseguir y ser capaz de mostrar tu experiencia desarrollas confianza hacia tu persona. Porque sabes de lo que eres capaz desde un punto de vista humilde. Te consolidas como cocinero y la gente te ve como cocinero (y llegar a ser chef)

–          Cultura

Descubres un nuevo mundo, nueva gente, nuevas costumbres. Aprendes algo más que cocina, te relacionas con el país y te embebes de sus hábitos. Llegará un momento en el cual extrañaras tus tierras, ya que las diferencias entre lugares son notables. En el fondo estarás obligado a ajustarte a la cultura de la nación y a las rutinas de las personas que te rodean. Pero eso significará que aprenderás como uno de ellos, es casi un encuentro con tu madurez personal.

–          Sociabilidad

De la mano con la cultura… trabajaras en un lugar con más individuos, lo que significa relacionarte con ellos. O sea hablamos de conocer nuevas personas, conocidos, amigos quienes se transformaran en pilar para formar parte del ambiente laboral y nacional. Si eres de esas personas calladas créeme que rápidamente tu timidez se esfumará, ya que entablaras vínculos entre tus nuevos compañeros que harán más provechosa y grata tu experiencia. Ya que son ellos mismos quienes pueden ayudar en generar contactos para mejores oportunidades laborales.

 

Desventajas

Lo bueno tiene su lado malo a veces, depende de cómo lo veamos:

–          Tiempo

No hablemos de perder tiempo, sino de aprovecharlo. Es obvio que tendrás que sacrificar parte de tu vida por estar en otro lado cuando bien podrías estar con los tuyos o en otros trabajos. La idea es sacarse la idea que iras a perder, ya que viajas por ganar.

–          Inversión de dinero

Nada es gratis, y ganar experiencia no es muy barato… mejor no adelantarse a pensar en gastos de pasaje, estadía, alimentación y ocio. Todo eso opaca los deseos. Aquí hablamos de “inversión” y no de gastos. No vas a perder dinero, vas a invertir dinero en ganar cantidades superiores, es más terminaras por saldar tus gastos con lo que ganes en otros países, aunque no es en todos los casos, pero estarás comprando algo invaluable que es la experiencia y todos los otros beneficios antes hablados.

–          Dificultades propias del país

Todas las naciones son diferentes, te enfrentaras a dificultades propias de la zona, pero tampoco se trata de temer. Por ejemplo sentirás cambios de temperatura, de horario. Puede que en inicios tu ignorancia de los alrededores te lleve a perderte y no sacar el mejor provecho. Problemas de locomoción y hasta de delincuencia entre tantos otros, pero siempre estará la posibilidad de que te informes de todo lo necesario antes de viajar. Ya sabes, consulta con tu agente de viajes… o mejor con tus conocidos que hayan viajado.

–          Riesgos personales o sentimentales

Somos seres con sentimientos, muy emocionales… al principio cuesta asumir que no veras a tus seres queridos por un buen tiempo. Si eres de esas personas con tendencias a nostalgias y fácilmente depresivas, pues querrás pensarlo dos veces antes de viajar. Aquí se trata de desarrollar la fortaleza de aprender a vivir solo, o sea tu independencia. Evita ofuscarte por no abrazar a tu gente, ya que ellos mismos te apoyan desde la distancia para que no bajes la guardia, y logres tus anhelos.

 

¿Qué necesitas?

Entonces, ya estas pensando seriamente en que puedes ser uno de los próximos. Pues te aconsejo estar preparado en los siguientes puntos, tanto materiales como personales:

–          Ganas

Es lo primordial, tener las ganas de realizarlo, el espíritu ambicioso de poder ser mejor, proponerte a ti mismo proyectando tu imagen de que puedes lograrlo.

–          Recursos

Hora de empezar a ahorrar… no es barato viajar pero tampoco imposible, hay variados métodos para generar ingresos que te ayudaran en tu futura inversión. Y pues si ya los tienes, es momento de pensar en la mejor opción

–          Humildad

Jamás me aburro de mencionarlo, puesto que es importante. ¿Estás seguro que eres capaz de viajar y que lograras un buen desempeño? ¡Estoy seguro que sí! Hazte esa pregunta a ti mismo junto con evaluar tu actual experiencia culinaria. Ser humilde es vital en otros países, ya que te vas a mostrar hacia otros que quieren lo mejor de ti, y es bueno que muestres lo que sabes. Además de demostrar ganas de aprender.

–          Conocimiento básico de la zona

Es obvio que antes de viajar debes saber el clima, lenguaje, moneda y situación actual del país a elegir. Cualquier otro dato te servirá, pero la gran mayoría lo aprenderás estando allá, pero es mejor ir bien informado.

–          Materiales y uniforme

Tus utensilios básicos de cocina, preocúpate de llevar lo justo y necesario, pero lo mejor. O sea tus infaltables cuchillos que siempre están contigo, y cualquier otra herramienta que creas indispensable, pero por experiencia te digo que es allá donde adquieres tus mejores utensilios, tus recuerdos de viaje en cocina… o sea volverás con más de lo que llegaste. Respecto al uniforme tal vez no sea necesario, puesto que en varios casos avisan que tu contrato contempla uniforme de trabajo, pero como consejo lleva siempre tu propia ropa de cocina, ya que la necesitarás… los mandiles se gastan rápido y siempre son escasos.

 

Plan de acción

De modo que has decidido hacerlo, ¡Genial!

Te propongo los siguientes pasos para empezar tu nueva experiencia:

1-      Proposición

Ya te has propuesto viajar, quieres hacerlo y tienes ganas. Informa de esto a tus cercanos, a tus compañeros de trabajo y a quienes estime conveniente. Toda su retroalimentación es vital para mantener positiva tu decisión

2-      Información

Hora de empezar a buscar, después de haber elegido el o los potenciales países a viajar, hay que informarse de que es lo que necesita uno. Llámese visas, permisos u otros requerimientos. Además de que es fundamental saber con anterioridad las posibilidades de trabajo junto con los lugares disponibles. Puedes buscar por internet o en las mismas embajadas.

Además, hoy en día tu lugar de trabajo o tu instituto puede que posea beneficios y contactos de trabajos en el extranjero.  Esta es la mejor y más fácil alternativa. El que busca siempre encuentra.

3-      Decisión del lugar, fecha estimativa.

Una vez que decides a donde quieres ir, debes  poner una fecha estimativa de viaje, ya que de esa manera te fijaras la meta y sabrás del tiempo disponible que tienes para juntar y obtener lo necesario. Una mentalización muy indispensable.

4-      Responder preguntas

En las preguntas antes mencionadas, responde humildemente cada una y analiza los resultados

5-      Juntar lo que necesitas

Todo lo mencionado anteriormente junto con nuevas cosas que hayas averiguado

6-      Análisis

¿Estás listo? ¿Tienes todo lo necesario? ¿Papeles al día? ¿Contactos listos?

7-      Viajar

Finalmente, es hora de tomar acción… ¡espero que nos cuentes cómo te fue!

 

Fuente: Imchef.org

CASSIA Instituto Gastronomico